Tres indicadores de que su centro de datos se encuentra en peligro

El tiempo pasa rápido. Podemos darnos cuenta de esto en nuestra vida cotidiana a medida que nuestros hijos van creciendo ante nuestros ojos. Podemos reconocerlo cuando nuestro auto “nuevo” de pronto empieza a sentirse como algo obsoleto. Los centros de datos experimentan un fenómeno similar. Sobre todo cuando las mejoras de infraestructura recomendadas para este año son postergadas hasta el próximo. Un año se convierte en tres, y de repente, el mundo exterior ha cambiado. El centro de datos ya no es los suficientemente flexible para reaccionar ante los cambios. La necesidad de responder se vuelve más intensa y la ventaja competitiva tecnológica de la compañía empieza a desaparecer.

View more