Gran cantidad de países avanzan hacia la reducción definitiva de los gases de efecto invernadero, lo que implica una reducción de su huella de carbón. Son al menos  40 países los que incluyen informes obligatorios de emisiones cumpliendo así con acuerdos internacionales como el Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París y el Tratado Kigali HFC, firmado por 170 países.

Las ciudades, ahora se han propuesto ser las impulsoras de las reducciones de GHG. En 2016, por ejemplo, Camberra y el Territorio Capital Australiano establecieron el objetivo de depender al 100% de energía renovable consiguiendolo en el plazo de tiempo hasta 2020. De igual manera, a comienzos de 2017 el alcalde de Nueva York Bill de Blasio anunció la expansión del programa NYC Carbon Challenge, que añadía 22 nuevos propietarios e inquilinos comerciales que se comprometían a  reducir las emisiones GHG de sus edificios en un 30% en 10 años.

Para conseguir impulsar a las ciudades a cumplir sus objetivos, las múltiples empresas deberían analizar sus Data Centers y aplicar algunas de las tecnologías economizadoras más recientes. Eso es justamente lo que está haciendo  el banco de inversión Goldman Sachs. En 2013, esta empresa aceptó el NYC Carbon Challenge, comprometiéndose así a reducir en un 40% sus emisiones con respecto a niveles de 2006.

Más información en: Schneider Electric

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>